domingo, 13 de julio de 2014

Historia I: La reina de la lluvia. Capitulo 9

                                           
(Narrador)
Parad por un instante...
Dejad de pensar en vuestros problemas por unos minutos.
Dedicad tan solo un momento y haceros una pregunta.
¿Que es el amor para ustedes?

La fragancia que perturba el pensamiento, os hace divagar en la llanura de lo de siempre. Cuando enrealidad, tal accion, conlleva  cierto sacrificio: Vuestra alma.
Que menos por presenciar, la esencia que mueve todas las cosas.
Un pago justo, por encontrar, la otra mitad de vuestro ser.
Una herencia, que se nos promete al nacer y se nos arrebata por no demostrar ser dignos al momento preciso de ser presentada la ocasión.

                                                       
                               "Ojos negros como la noche"

(Florencia, año 1490)

El objeto biscoso y de forma ovalada, se presentaba ante los ojos temblorosos y llorosos del que padecia una ansia de perdicion. Su mirada, taciturna, observaba el corazon  latiendo debilmente encima de una base de madera de haya. Las palpitaciones, menguaban a cada latir, y el joven que presenciaba como la esencia de la vida, se difuminaba con el pasado y hacia un presente silencioso. Para el joven, era algo bello, siniestro, pero hermoso. Pero sus ojos llenos de sentimiento y a la vez de culpa observaban atentamente como la vida de aquel inusual musculo del cuerpo humano, se iva...
¿Donde estaba el amor? Por que no podia verlo?

Los gritos de una doncella a tres calles de su taller, le ponian nervioso. La loca, gritaba por su querido, que lo habian hallado recientemente en unas de las calles del puerto. El amado, no siendo su futuro esposo, moraba en el pavimento rocoso y mojado con el pecho abierto por un cirujano y con los ojos abiertos como platos. La mujer gritaba y gritaba resonando por todas las calles de Florencia.
El Acusado certero, no podia pensar .- ¡esos gritos!-. Intentaba encontrar la diferencia entre un corazon de una persona normal y el de un enamorado. Pero aquellos gritos, no paraban de molestarle. Cogio una botella de vino y una copa. El pulso de las manos, debil por la furia y el estres de la incomprension, le hacian perder los reflejos y las cosas de la mesa de operaciones caian al suelo. Abocajarro, comenzo a beber sin piedad hasta perder el conocimiento... cayendo de bruces y arrastrandose como una serpiente se iba preguntando ¿Donde esta? ¿Donde..esta? ¿donde... es .. ta..? hasta caer sumiso en un sueño profundo.

(3 dias antes
Palacio de los Pazzi)

Todos los presentes estaban sorprendidos. Miraban al joven artista como si fuese una entidad sacada de un cuento de hadas. Atonitos, observaban el cuadro oscuro, intentando asimiliar la explicación de Leonardo con el cuadro negro que tenian delante. Tan solo veian un cuadro arrugado y demacrado, grisaceo con ciertas tonalidades que aun persisitian o que simplemente resisitian al paso de la desintegracion de lo que quedaba como bello. El specchi, era ahora otra cosa. La mirada de los nobles, estaba cegada por la lujuria y el poder, necios ante algo obvio  poderosos ante la bebida y las prostitutas, doncellas apartadas de sus familias a sangre fria, para complacer la carne de los hombres impios.

Leonardo, se mostraba inmerso en su mundo. No le importaban aquellas miradas de asombro, pues aquel objeto le habia poseido y su mente intentaba aclarar la complejidad esquisita de aquella tecnolgia muy fuera de su tiempo. El artilugio de siete puntas, la estrella cincelada y pulida por las manos de un autentico maestro de la orfebrería, le transmitia, en visualizaciones, la trama de su composicion de engranajes y encajes cuyo tamaño el hombre no puede labrar ni pulir. Textura lisa y limpia como el cristal refinado de Asia, era golpeada con el nudillo para escuchar el vacio, hueco que parecia poseer algo dentro además de un sinfin de engranajes. ¿pues que ocultaba aquel artilujio de manera celosa?
¿Que secreto poseia de tremendo valor para los Pazzi? y por que ellos ofrecian algo tan valioso como recompensa a ese juego macabro? Si ellos poseian el objeto mas valorado del mundo conocido, por que no era utilizado para derrocar a los Medicis o simplemente gobernar el mundo?
Las preguntas, transportaban a Leonardo a un mundo de conspiraciones y de mucho poder. Su primera decision, fue desacerse de ese artilujio del demonio, pero al tocar una base con el pulgar, se percato que un ruido muy silencioso hacia mover tres engranajes de su interior. La presion del pulgar, no era suficiente.

El anfitrion, disfrutaba de toda la fiesta y del juego. Pues risas y bebida no faltaban aquella noche en el palacio de campo de los Pazzi. Este observaba como el joven Leonardo, hacia mober las siete puntas con tan solo presionando la plataforma del centro. Peso exacto, que precisaba, para que la joya del diablo desvelara su verdadera y macabra funcion.

.- Precisais de un corazon puro, mi querido Leonardo.
.- Un.. corazon... de un ¿Enamorado?

El Anfitrion de la familia de los Pazzi afirmaba con la cabeza. .- Sois "la trappola" y debeis encontrar el corazon de un enamorado. El resto se desvelara, como una flor se abre en primavera.- Decia en voz baja y al oido del joven.
En aquel instante, los golpes sobre una de las copas de cristal, izo que los comensales, se fueran silenciando. El regente, queria decir unas palabras..
Leonardo, apoderado por el misterio de aquel sorprendente artilugio, visualizaba paso a paso lo que pasaba al poner un corazon encima del objeto.

"El corazon humano, dispuesto y sobre aquella minuscula plataforma, hacia mover unos engranajes y las siete puntas se doblegaban hasta presionar el corazon, penetrando las puntas en su interior y al mismo tiempo abriendose una compuerta mecanizada y automata haciendo salir algo. La compuerta se abria por el mismo centro del corazon ya que las siete puntas una vez clavadas, se abrian como los petalos de una flor desgarrandolo y dejando salir, lo que tenia aquel artilugio del diablo en su interior."

Leonardo se apartó sorprendido, sin que nadie se percatase de su sorpresa. Recordo el fragmento del cuadro "un joven descuartizado pero con el corazon intacto". Eso le recordo, una leyenda sobre la fortuna de los Pazzi.
.- ¡El occhio! (dijo silenciosamente y para sus adentros.)

Todo el mundo en Florencia, sabe su historia. La leyenda cuenta de que cuando todo parecia perdido, un mercader encontró en una de las playas un objeto peculiar. El occhio blue, la gema mas valiosa que todo rey quisiera poseer en sus arcas. Una gema azulada y natural, cuyo valor impulso la economia de la edad media en florencia. Los bancos florentinos, se basaban en el valor de aquel objeto deseado por todos los reyes de las cortes de Europa y Asia. Nadie la vio, ni si quiera el Papa. Pero segun cuenta la leyenda, el opalo, represento el surgimiento de los bancos mas importantes de la edad media. Los pazzi, antiguos mercaderes cuya fortuna habia sido desprestigiada por ayudar a los moros en las cruzadas, de la noche a la mañana su reputacion, quedo tan limpia y clara como la sabana de un recien nacido. Sus antepasados, consiguieron forjar una economia fuerte y de confianza financiera, que permitio la dinastia papal llegase a ser tan respetada como lo era hasta entonces. Financiadas todas las empresas de todo rey o hombre poderoso de Europa, de Asia o incluso moro. Poseian el poder del mundo por que habian financiado todas las campañas belicas, tanto de un bando como del otro. El ojo azul, represento, la gema que cayo de la frente del diablo.

Los Pazzi, poseian todo el poder que todo ser poderoso pudiera tener. Grandes bancos defendian sus intereses y su codicias de rey sin corona y sin reino. Emperadores sin imperio, que gobernaban el mundo conocido.

 La riqueza se presta, al poderoso y el poder del dinero corrompe y destruye al guerrero mas valeroso. Los pazzi, sabian que el poder radica en el control de los bancos y no en sangre noble y hederitaria. Quien controla las financias, controla el mundo.
¿Que valor poseia ese ojo azul ahora?
Podia llamar a todos los reyes de todas las cortes del mundo conocido y decirles; en una isla en medio esta el opalo azul. Todos se lanzarían como perros ambrientos a un solo hueso.¿ Que escena no seria digna de ser observada y desde un palco reservado por los Pazzi.? Demasiado facil...
¿Por que no desprestigiar a una familia importante y con un juego que desprestigie su mecenazgo?
Ese parecia ser mas interesante... Pues que valor tenia el occhio blue, si tenian el poder de todo.

El juego de "riserca di tisori", No solo era un juego de noche y de comensales nobles y banqueros. Era "el juego" el modo de perturbar a los Medici. El desprestigio ante "su corte" que mobian grandes sumas por todos los rincones del mundo.
El opalo, no tenia valor para los Pazzi. Ya tenian todo cuanto deseaban.
Pero si, era importante para los reyes del mundo medieval.
Joya, buscada por todo noble.
Y los Medici, la ansiaban con deseo. Por eso Leonardo estaba en aquella  peculiar cena. Los pazzi, no sabian las instrucciones del joven, no intuian que venia como ladron para robarles el objeto de 7 puntas.
Leonardo, no sabia, que tal artilugio poseia algo tan importante para la sociedad medieval de la epoca.
Pero en aquel instante, cuando recordaba la escena del cuadro, recordo la leyenda de la riqueza de los Pazzi, y de como una familia desterrada por la iglesia, renacia a la mañana siguiente como la familia mas importantes de Florencia y del mundo conocido.

El Regente de la cena, le reclamo su objeto.
.- ¿Me lo devolveis? (le preguntaba al joven por segunda vez. Leonardo parpadeo como si despertase de sus pensamientos. Finalmente le entrega el artilugio al Pazzi.) Ahora debeis de encontrar, el corazon de un enamorado...
La sala reia a carcajadas de presentes y noble burdel. Alguno se atragantó con el sufle de pato a las finas yervas, otro escupia el vino refinado de las bodegas de Flanders, otro derramaba el vino de recientemente importado del norte de Castilla. Las risas, hacian temblar  el suelo aparquetado de madera de roble. Las doncellas, reian entre si, de lo que parecian palabras absurdas. .- No sereis vos "Leopoldo" el de corazon puro y noble.- La sala, ya no podia mas, estallando mas intensa las risas, al ver que el viejo banquero Leopoldo, se tapaba el pecho, como si su corazon impio fuese puro al haber desterrado a familias enteras por no poder pagar los impuestos de creditos muy caros de pagar.Ganancias compartidas en burdeles y prostitutas de lujo con elojios caros.
.- Disponeis de 7 dias, para encontrar un corazon asi. No temais, sois "la trappola" y nada os pasará si fracasais en el intento. La guardia y el resto de los estamentos estan a nuestra merced. Aquel guardia, os acompañara en vuestra tarea y os traerá de vuelta sin no cometeis el encargo. No temais, es solo un juego y vos mi invitado. Vuestra vida, esta protegida. Brindemos!!! sires... por que este buen hombre encuentre a su enamorado pronto!!!

Le cogio del hombro fuertemente .- recordad! teneis 7 dias, si no lo haceis, sera vuestro corazon quien brinde ese destino.- Le dijo en voz baja el anfitrion.

                                                            *        *        *

¿Que diferencia hay entre un corazon de un hombre normal y un corazon de un enamorado?

Leonardo visualizaba, mientras se lababa la cara con agua de la fuente. Los recuerdos de la noche y el vino consumido en la cena, le hacia padecer dolores de cabeza. Pero su mente, estaba fresca aquella mañana. Estaba preparada para cualquier mision.
Visualizaba, el corazon humano. "como se mobia y impulsaba la sangre por el corriente sanguineo"
Pero¿el amor? que hace que sea tan distinto al corazon humano?
Cuando se hallaba en la plaza mayor, se sento en unos de los escalones y comenzó a observar a las personas. Miraba, como caminaban, como hablaban y mobian los labios, la presion de los dedos al coger una fruta o el pan caliente. Como las miradas se cruzaban entre la sociedad de aquel mercado y de como se comunicaban. Visualizaba, el mobimiento del corazon, de como palpitaba en cada accion...
Pero los corazones de aquellas personas, estaban sucios, corruptos, y fragmentados por una vida cruel y sin escrupulos. La terca sociedad Florentina, padecia de orgullo y desprecio hacia los demas, donde lo unico que importaba era el ego personal y la avaricia. Doncellas de lindas caras, se mostraban a ras de suelo a escondidas con victimas mucho mas mayores que ellas por unas simples monedas ¿donde esta el amor propio? La dignidad se vendia por doquier, viejo, joven, niño... todo estaba sucio y corrupto!

.- No se ni lo que estoy buscando!. (dijo mientras se levantaba)
En ese instante el choque de una doncella, con el hombro y unas palabras sinceras .- disculpe, perdon... no le habia visto señor....- Los ojos de Leonardo se quedaron clavados en aquella mirada, dulce y tierna. Ojos verdes y claros como esmeraldas, apagados y plenos de compasion. Su belleza, eclipsaba el sol de la mañana, no era bonita, sino que desprendia un "algo" que el joven Leonardo no podia comprender.

La muchacha, se fue alejando y dirijiendose al mercado.
Leonardo la observaba discretamente... Sus movimientos suaves y sinceros al comunicarse con las manos con el vendedor, su labios y la presion de estos al bocalizar las palabras, su mirada sin engaño y mostrando toda sinceridad, su caminar y el portar el peso de la compra, no como un yugo, sino como una virtud.
Este comenzo a visualizar su corazon como impulsaba suabemente el corriente sanguinero por todo su cuerpo. La sangre no transcurria; "fluia" por todo su cuerpo femenino, no como un basto riachuelo, sino como una dulce brisa abrazando las piedras y las rocas y haciendo encrespar la espuma del mar al morir en la arena. Musica que se percibia en su presencia, al estar oliendo su cabello... ¿quien era?
¿Por que aquel ternero vivia tranquilamente en un mundo de lobos ambrientos y sin importar ser deborada?
El ansia del deseo se desencadeno en el interior de aquel joven. Sin embargo, debia de descubrir por que aquella mujer desprendia aquella ternura.
Leonardo recordo el artilujio del diablo y su diminiuta plataforma. La diferencia de un corazon de una persona normal y de un enamorado; era el peso y las fibras elasticas y fragiles de este.
Comprendió, por que debia de ser un corazon asi, ya que las 7 puntas debian de trabajar sin impedimientos alguno y finalmente dejar salir el objeto que habia dentro. Un corazon normal, su densidad por su estructura es mas rigida y mas fuerte, por consiguiente el mecanismo simplemente se romperia y la joya no podria salir de el.
.- ¡Por eso el corazon de un enamorado!

Consistia en la hija de un mercader. Elisa, la hija pequeña del mercader y navegante Giovanni. Hombre viudo y padre de 3 hijas. Ella no estaba casada aun, pero la dote, ya habia sido ofrecida por un viajero y vendedor de vinos importados de Flanders. Familia adinerada cuyo pago de una cierta cantidad en monedas de oro, permitio salvar las deudas de la familia de Giovanni. Creditos que tubo que pedir al ver que la enfermedad de su mujer no tenia remedio y pagar grandes sumas de dinero a buenos medicos. Desangradas sus arcas y la perdida de su amada esposa, Giovanni, busco a un marido rico para su bella Elisa. Cuyo corazon ya tenia dueño; Ruben.
Ruben, era un joven poeta y musico, que se ganaba la vida cantando en las plazas del mercado. Su amor por ella, no tenia limites. El respeto hacia ella, era noble y sincero, pero sus poderes economicos no le permitian la seguridad de poseer una vida con Elisa. El, lo sabia, pero el amor, no tiene dueño. Y el sentimiento mutuo era tan fuerte, que una noche en el lecho, arderia toda Florencia con tan solo un beso de los dos. El amor, en estado puro; simple, sincero, y muy tierno.
En sus miradas, al cruzarse, se lo decian todo. Un dialogo, que solo dos, pueden comprender. Pues no precisan las palabras, ya que el contacto, se hace en el momento en que dos iris de distinta persona se fusionan en un solo pensamiento. No precisa de sexo, pues ya la mirada toca, aflije y extremece al amado. Pensamiento y conocimiento primitivo, oculto y que solo surge cuando ese sentimiento olvidado por todos nosotros, se presta al ser ofrecido y aceptado, por el uno el otro.
Miradas desapercibidas entre la multitud. Sentimientos que se plasman espiritualmente. Un dialecto comun y no compartido.

Muchas noches sin placer, pues el amor no precisa de tacto sino de sentimiento mutuo. La union en el lecho, provocaria la reacción desencadenada de un fuego intenso que fundiria el metal mas duro hasta templarlo a la sueave y fragil seda. Su amor, era infinito.

Las personas no podemos comprenderlo, pues es como algo que sabe que se padece y se sufre, pero no existen palabras para describir tal virtud o enfermedad del alma de agradable sentimiento. El alma, sufre, pero se nutre de la comprension y la aceptacion del conyugue, de la existencia del otro. Precisa de su verdad, pues de lo contrario el acido mortal que contiene el amor lo corroe por dentro. Pues aun siendo persona, conlleva una carga muy pesada, al saber que tu correspondencia humana a sido negada ante ti. Herencia por ley de vida, que todo ser en este mundo, es heredero de poder tener el amor de su vida a su lado.
No importa quien disfruta el cuerpo. El sentimiento es tan poderoso, que persiste aunque el otro perfore su corazon.
Ruben, lo sabia. Lo padecia tal y de igual forma. Sabia que no iba a ser suya, y que su cuerpo se prestaria a su actual marido. No podia tocarla. No podia dañar al hombre que se acostaba con ella por derecho divino. Pero era mas fuerte, la simple certeza, de que si ella no existiera supondría el desencadenante y el derrame de ese acido que al amor contiene. Un muerte, lenta, solitaria y muy dolorosa.

Que presa tan facil. Tan fragil. Su corazon estaba a la merced de Leonardo. Pues quien preguntaría por el?. Pensaba Leonardo para sus adentros. Sin pensar, que aquel acto que queria realizar lo iba a condenar de por vida. Pues se trataba de su corazon o el corazon de Ruben.
Tan solo basto un poco de simpatia y unas botellas de vino, para romper ese hecizo.
Ruben se aposentaba entre las malezas y veia la consumicion de su amada con su falso marido. Bebia hasta saciarse del todo. Leonardo, sabia de esas noches. Y este al sexto dia degollo al borracho, mientras no se aguantaba de pie por la bebida.
Al posarlo encima de la mesa de madera, se puso manos a la obra. Extrayendo, con mucha delicadeza aquel musculo humano que aun palpitaba. El corazon vivia sin su dueño.
Por lo que fue de Ruben, lo dejo en sus malezas, y en e suelo empdrado y humedo, donde la sangre se mezclaba con el agua de la calle. Lugar donde Elisa vio a su amado al levantarse de su lecho compartido.
Los gritos, comenzaron en silencio. Pero augmentaban cada vez, que miraba a su amado en el suelo y terriblemente asesinado. El acido del amor, quemaba el alma de Elisa sin piedad alguna. Los gritos de una loca, se sentian por toda Florencia.
Aquella noche, nadie durmió.
La bella Elisa, habia enloquecido.

La vida parece no importarle las cosas de las personas. A pesar de todo, la mañana siguio su curso, como tantas veces. Con tan solo una diferencia, en unas de las calles cercanas al puerto florentino, una chica se presentaba en la ventana, con un silencio sepulcral. Después de haber gritado toda la noche con todas sus fuerzas, su aliento de vida menguaba al tic tac de una mañana tranquila y corriente.
Pues no habia medicina, para tal enfermedad.
Su cara habia envejecido, como si una arpia le hubiera extraido la vida aquella noche.
Todos visitaban a la dulce Elisa. A la niña feliz. Pero el horror, les hacia volverse a tras al ver el rostro demacrado de la pobre y de corazon roto de Elisa.

Leonardo, quiso averiguar si lo que decian era cierto.
Por si no fuera poco, se atrevió y con el papel de noble caballero, presento sus respetos a la familia Giovanni.
El padre, saludo a Leonardo muy cortes. Y llevó al joven al aposento nupcial. Elisa estaba sentada mirando la ventana. El padre, le dejo a solas con ella. Leonardo ansiaba ver el rostro cambiado mas que nunca, queria saber lo que pasaba despues cuando el amor verdadero no exsite.
Su sorpresa, congelo el alma del joven.
Imagen que se grabaría por el resto de sus vidas y motivo de iniciarse al cristianismo en la ultimas horas de su muerte. Razon, de por que, tubo que dejar Florencia repentinamente al saber que todo eso fue por su culpa. No cojio los pinceles, despues de aquello. Despues de ver un antes y un después.
" la bella Elisa, tenia los ojos oscuros como la noche, su piel seca y arrugada, consumida por el dolor profundo. Los pomulos se le marcaban por el hueso y la imagen cadaverica de aquella pobre niña. Silenciosa y mirando fijamente donde el cuerpo de Ruben fue encontrado sin vida".
Leonardo salio de la habitacion corriendo y asustado.
No podia creer que el habia hecho todo eso.
¡Como habia sido tan egoista.!

                                                        *        *        *

Leonardo, se dirigio al septimo dia al palacio de campo de los Pazzi. Donde el Anfitrion, le estaba esperando con el artilugio preparado. Solo faltaba el corazon del enamorado; el corazon de Ruben.
No hubo palabras. Tan solo actos de presencia por parte del compromiso; Una mesa, encima la estrella o artilugio infernal automata que esperaba ser revelado su secreto.
El corazon, al dipositarse en el centro. Las manillas o puntas comenzaron a moverse tal y como Leonardo habia visualizado. El peso, era el correcto. La densidad del musculo sin vida, era fragil como el saten. La compuerta se abrió y en su interior un opalo azul brillando al resplandor de la luz de la mañana. El occhio blue, brillaba como si de una estrella en el firmamento se tratase. Belleza inigualable, la gema mas preciada del mundo entero cuya descendencia provenia de la misma epoca de las piramides de Egipto. El motivo, de que toda la sociedad medieval, habia prosperado hacia una epoca dorada y de poder.

Los ojos de Leonardo, se fijaron en un movimiento extraño en su interior. Como si de algun renacuajo o serpiente habitaba en su interior. Parpadeo, pero creyo que ira su estres el que le hacia ver lo que no era.
.- Es.. mio?
El anfitrion asintio.
.- Ahora sois un hombre rico Leonardo.

Como las cosas ocurren. Como todo se complica y se enreda confundiendo a todas las personas. Por un instante un hombre puede ser la persona mas noble y pura, pero cuando algo corrompe su vida, haciendo acto de presencia como un deseo anelado en el tiempo, esta se desapega de su disciplina y se inclina al deseo mas absurdo confundiendose por completo. Después de los actos, viene el juicio. Pero no con el juez habitual, no claro que no. Tal juicio, se tramita y se hace con el juez mas sebero que pueda haber en un acto oficial como este. Nosotros mismos. El juez interior, nos judga sin piedad y nos propone la condena a cumplir por nuestros actos impios y desovediencia. La etica, nos ayuda a ser responsables en nuestros actos y no confundir nuestros deseos por lo que debemos hacer realmente.

Muchos desconocen la historia de Leonardo da Vinci a partir de ese dia.
Dicen que Leonardo, no volvio a pintar, por que en su mente veia la imagen de la bella Elisa y solo pintaba el rostro hermoso de ella en todas sus obras. Motivo, por que no  acababa los encargos que otros les pedian. Nunca se perdonó lo que izo y lo que le hizo a ella. Nunca perdono a los Medici.
Una vez entregado el opalo a los Medici, Leonardo emigro a Italia, donde otro mecenas del arte le acepto "Los Esforza".
Leonardo no supo del opalo. No quiso saber mas sobre el artilugio de 7 puntas.
En su lecho de muerte y una vez saciada la vision de aquella mujer en un retrato. Elysa se le presentaba en los pies de la cama con su rostro terrorifico para llevarselo al otro mundo.
Los ultimos deseos de Leonardo, fue bautizarse en la fe catolica y escomulgarse ante un sacerdote en la corte del rey de Francia.

                                                    *          *         *